10 cosas que debes hacer para no malcriar a tu cachorro

Federico Ca 17 oct, 2016 Sub Category 1 0 Golpear: 317

Suele suceder que cuando una mascota llega por primera vez a una casa se transforma automáticamente en el regalón de la familia. Es que, las primeras semanas en tener a un perro se vuelven las decisivas, se le escoge una cama, la comida, su collar y hasta las calles por donde se paseará. También, se les da cariño continuamente y se les defiende de todo lo que le pueda hacer daño. Pero, entre toda esta euforia de tener a un can recién nacido, muchas veces se olvida una de las cosas más importante para su desarrollo: educarlo. Y es que cuando pequeño, todo lo que hace, como orinar dentro del hogar o romper los zapatos, se le considera una gracia. Pero después de un tiempo, estas son las primeras conductas que se le regañan. Sin embargo, para evitar que este amigo de cuatro patas se vuelva un malcriado, solo hay que seguir unos cuantos pasos. 

“Cuando recién compramos a mi perra era súper revoltosa. Rompía todo lo que encontraba y se portaba mal cuando llegaban visitas, incluso, una vez mordió a una amiga. Para que no siguiera así, empezamos con la metodología de condicionamiento, que es darle premios cuando realiza la acción que le indicamos. Ahora se porta muy bien”, comenta Andrés Rencoret. 

Adiestrarlo: Se les puede enseñar desde que haga sus necesidades fuera de la casa hasta que aprendan a sentarse. Esta es la etapa más definitoria de su vida, que puede durar su primer año de vida. Por eso, hay que ser constante y no desesperarse después del primer intento. 

Establecer reglas: Es muy importante que el animal sepa qué cosa puede hacer y qué no. No es la culpa del cachorro si después de seis meses en el hogar se da cuenta que es malo tomar agua del inodoro. 

Mantener el control de la situación: Cuando la mascota se vuelva algo rebelde y no quiera hacer caso no se le debe dar en el gusto. Tiene que saber quién manda, esto no significa que se le va a pegar porque hizo algo malo. Hay que enseñar de buena forma, como por ejemplo darle recompensas cuando haga algo bien, una de ellas puede ser darles galletas para perros. 

Definir su espacio: Él debe saber en qué lugares de la casa puede estar y en cuáles no. Si al dueño no le agrada que esté encima de las camas, hay que sacarlo y decir una palabra en específica para que sepa que no se debe hacer.

Seguir la misma línea: Hay que mantener distancia cuando tu perro ser porte mal. Si lo retaste y se supone que estás enojado no puedes correr a hacerle cariño a los cinco minutos. Para el animal el castigo no debe algo solamente pasajero.

Castigarlo de buena forma: Se debe tener mucho cuidado en la manera en que se trata a un animal. Reprocharlo porque hace una mala acción no debe ser por ninguna manera a través de un castigo físico. Si hay que reprenderlo se puede golpear el suelo con un diario para que se asuste pero jamás tocarlo. También hay que considerar que esto se realiza solo en momentos específicos, no siempre. Si no, el cachorro terminará por tenerte miedo.

Ser consecuente: Jamás se deben cambiar las reglas de lo que ya le has enseñado porque eso solo generará desconfianza o desconcierto en el animal. Si algo es malo siempre debe ser malo.

No consentirlo: Aunque se les puede dar obsequio de vez en cuando, especialmente cuando se portan bien, no hay que hacerlo una costumbre. Ya que, se convertirá más una exigencia que un regalo. 

Sacarlo a pasear: Que vea a otros perros y que salga de las cuatro paredes en las que está siempre sirve para desestresarlo y que no se vuelva agresivo.

Reglas para todos: La familia entera debe estar de acuerdo en las cosas en que se educa al can. Por ejemplo, si no se le enseña a comer solo su comida y no la que se prepara en casa, de nada servirá que un hermano o hijo haga lo contrario. Esto solo crea inconsistencia. 

Son muchas las maneras que puedes enseñarle a tu pequeño amigo de cuatro patas para que se porte bien. Lo importante, es siempre hacerlo con cariño y jamás ocupar maltrato físico. Recuerda que ellos son seres muy emocionales y que los golpees, les afecta de una manera inmensa. Por eso, quiérelo, trátalo bien y cuídalo mucho.

Y tú, ¿qué haces para no malcriar a tu mascota?

Etiquetas: perro amor amores perros

Comentarios

Deje su comentario