Cómo entretener a tu perro cuando se queda solo

Federico Ca 17 oct, 2016 Sub Category 1 0 Golpear: 247

Los perros no pueden jugar a las damas, ni encender la tablet para pasar niveles del candy crush cuando se sienten aburridos o ansiosos. La manera que ellos tienen de descargar el estrés y matar el tiempo es mordisquear objetos, hacer pozos, ladrar ante cualquier movimiento… todas actividades poco simpáticas para sus familias humanas.

Al momento de elegir qué mordisquear, el perro buscará para descargar su ansiedad (o simplemente para entretenerse un poco) objetos que desde su punto de vista son “masticables”. Lo más probable es que elija aquellos con aromas interesantes asociados a los integrantes de su grupo familiar: tus zapatillas preferidas, el control remoto, las medias usadas, las almohadas… todos objetos donde dejamos nuestro perfume personal.

Te pasamos algunas ideas para evitar destrucciones mientras te ausentas de tu casa:

1) Tu perro no tiene que tener acceso a sectores donde hay objetos que puede destruir. Mientras es cachorro, o mientras aprende a controlar su ansiedad, es preferible que al quedar solo esté limitado a un espacio seguro y libre de objetos “masticables”. La cocina, lavadero, o incluso un baño grande bloqueado por una puerta para bebés o una tabla atravesada es suficiente para que el perro permanezca algunas horas sin supervisión. Si lo tenés que dejar más de tres horas seguidas en este espacio, es importante que incluyas un sector de “baño de emergencia” cubierto de diarios o trapos de piso.

2)  Si tu perro ya tiene algunos juguetes preferidos para mordisquear que no sean fáciles de destruir (para evitar que se trague algún pedacito en tu ausencia), simplemente dejá varios a su alcance al momento de irte. Es mejor si reservas estos juguetes “especiales” para estas ocasiones, así tendrán mayor valor para tu perro y les prestará atención cuando se los ofrezcas. Pueden ser trenzas de soga resistente, pelotas o juguetes de gorma bien firme que sean más grandes que la boca de tu perro, huesos de cuero (los blancos que se venden en la mayoría de las veterinarias), o algún almohadón pequeño forrado con tela gruesa.

3) Si no tiene juguetes favoritos que puedas dejarle, tómate el tiempo para enseñarle a mordisquear objetos “autorizados”, aprovechando el interés que todos los perros tienen en la comida. Te damos algunas ideas:

  • cajas de cartón con alguna gotita de leche o aceite para interesarlo en el aroma, y verás que al rato las destripará con ganas,
  • una manzana entera, primero posiblemente la trate como pelota, y luego se dará cuenta que es una pelota que se come…),
  • pelotas huecas que vienen con perforaciones para rellenar, que se venden en las tiendas de mascotas,
  • tarritos de yogur o de queso untable donde dejes algo del contenido en el fondo (si los ponés en el freezer unas horas el entretenimiento durará un rato más largo),
  • “heladitos” que puedes preparar llenando una cubetera de hielo con yogur, queso crema, o caldo,
  • botellitas de plástico sin tapa (para evitar que se la trague) con unos pedacitos de salchicha adentro,
  • cajas vacías de ravioles o de pizza,
  • las opciones son miles, ¡a dejar volar la imaginación!

4) Muy importante…antes de dejarlo solo, supervisá que hace tu perro con estos objetos, para cuidar que no se vaya a tragar un trozo de plástico o de soga. La gran mayoría de los perros aprenden a descartar los envases de plástico, previa destrucción total de todos los ángulos donde se esconda la menor molécula del alimento que contenían…pero mejor asegurarse.

5)  Si a tu perro le gusta el agua, y tiene acceso a un lavadero, balcón o patio, puedes dejarle una pileta de bebes llena de agua para que se refresque, y juguetes que floten en agua.  Eso sí, habrá que usar varias toallas cuando vuelvas… ¡pero la pasará más que bien!

6) Una vez que tu perro ya esté habituado a entretenerse de esta manera en tu presencia, ensayá ausencias breves, y justo antes de irte por un rato, dejale a tu perro los objetos “autorizados”, mostrándoselos para que se interese en ellos. Cuando está concentrado en despanzurrar la caja de cartón o el nudo de sogas, o degustando el envase de yogur relleno de queso y salchicha que le dejas, cerras la puerta.  Vuelve al rato sin hacer mucho ruido, y lo saludas y acaricias con calma para no excitarlo por el reencuentro. Es importante que solo lo acaricies si tiene sus cuatro patas en el piso, para evitar que tome la costumbre de saltar al saludarte.  Si actúas con naturalidad al irte y al regresar, con el tiempo asociará que el momento de tu partida no es tan dramático, y que le quedan actividades divertidas para hacer mientras vos no estás.

Una advertencia fundamental para evitar maltratar a nuestras mascotas creyendo que les estamos enseñando. Si volvemos después de ocho o diez horas a casa y encontramos nuestro libro favorito transformado en papel picado, es completamente contraproducente hacer un escándalo al perro, retarlo, encerrarlo, y menos aún pegarle. No hay manera de que nuestro perro asocie el escándalo que hacemos, el objeto destruído y lo que él o ella haya hecho horas atrás.  La famosa “cara de culpable” que mucha gente dice reconocer en su perro cuando hubo algún destrozo, es mas bien la cara de pánico absoluto de vernos transformados en ogros de un minuto al otro sin terminar de entender muy bien por qué. Una vez que hicimos ese show una vez, el perro se esconderá cada vez que volvamos a casa y haya algo destruído… pero no porque entienda que fue el causante y no tiene que volver a hacerlo, sino porque sabe que “¡cuando pone esa cara se viene la noche, así que mejor desparezco!”.

Solo tiene sentido corregir al perro en el preciso instante en que está haciendo algo que no corresponde, y basta un reto serio si lo educamos para entender qué cosas están permitidas y cuáles no en nuestra casa.  Si cuando ocurrió el desastre no estábamos ahí, mala suerte, nos tocará corregirlo en otra oportunidad.

Ahora sí, ¡a poner toda nuestra energía en crear un espacio interesante y divertido para el perro en nuestra ausencia!

@Vía Ideas Salta Violeta

Comentarios

Deje su comentario